martes, 7 de enero de 2014

Maridos y mujeres

La imputación de la Infanta Cristina en el caso Urdangarín es otro paso en la política de enmierdamiento general que vive nuestro país.

No es que no crea que la Infanta es culpable de todo lo que se le imputa, es que ¿cuantos casos semejantes se han sobreseido?

Ahora mismo me acuerdo del caso de Ana Matos, flamante ministra de Sanidad, cuyo marido, ahora ex a pesar de la militancia católica de Matos, es uno de los más reputados imputados en la trama Gurtel.

Si la Infanta no podía ignorar que las facturas de su casa de Pedralbes salían de algún sitio que no era la lotería nacional, la señora Matos tampoco podría ignorar que su tren de vida no se compadecía con el salario del Alcalde de Torrelodones.

Y lo mismo pasa con las esposas de tantos altos cargos, que han visto como pasaban de Zara a Balmain sin que se les arrugase el entrecejo ni un momento.

Cuando veo a esas señoras que van al Corte Ingles en sus BMW 4X4, me pregunto ¿sabrán estas señoras la procedencia del dinero que alimenta sus tarjetas de crédito?

¿Y las señoras de los consejeros de las Cajas que iban a París o a Las Vegas de acompañantes en muy discutibles viajes de "formación"?

Si se sigue adelante con lo de la Infanta, ¿no se debería hacer una lista de esposas de altos cargos imputados?

Pero me parece que la cuestión de la igualdad de sexos se relativiza en estos casos.

¿Que culpa tienen las mujeres de que sus maridos sean unos sinvergüenzas?

¿Como podían saber ellas que del sueldo de un presidente de Comunidad Autónoma no puede salir un apartamento en Marbella de millón y medio de euros?

¿Como que los regalos de la tienda de Loewe no eran a cambio de sus cálidas sonrisas a aquellos señores tan simpáticos que organizaban aquellos viajes tan entretenidos?

Como sabemos todos los que hemos conocido la vida marital, las mujeres son completamente ajenas a los temas de los dineros, y no se enteran de nada.

¡Esos seres angelicales!

3 comentarios:

Alejandro Cordón dijo...

Esta imputación es una pantomima, para que parezca que se hace algo contra la corrupción, dar una sensación de orden al pueblo que no se corresponde por la realidad.

Alguna argucia legal se sacarán de la manga para que este tema no pase de un par de portadas de periódicos.

Enrique Maldonado dijo...

La imputación, siendo administradora de una sociedad que está lavando dinero, me parece más que razonable. No solo es "la mujer de", sino "la persona que".

Pero estoy de acuerdo con Alejandro en que quedará en nada, o habrá un defecto de forma, o será sobreseido, o prescribirá, o se la indultará.

Pero mientras, sirve de desahogo hasta que hay un Madrid-Barsa o algo así, para que no quememos el congreso mientras tanto.

Antonio Cordón dijo...

A mi me parece que lo menos que tendrán que hacer es "dar de baja" a Doña Cristina de la Familia Real. Es completamente infumable que una Infanta de España contrate a las mucamas con dinero negro. A lo mejor no es delito, pero no es presentable.