jueves, 15 de octubre de 2009

Libros digitales

Por primera vez empiezo a pensar que esto del libro electrónico va a tener éxito.

Estaba ayer en el aereopuerto de Bruselas esperando volver a Madrid y reparé en dos jóvenes, (pero no tan jóvenes), que sentados uno junto al otro leían de sus correspondientes libros electrónicos.

Uno era marca Sony y el otro no pude distinguirla, pero eran de un formato parecido, y segun pude comprobar bastante cómodo, como una agenda dietario pero mas finos y estrechos.

Tienen una serie de mandos a un costado y los lectores manejaban esas teclas con la soltura de quien lo hace de memoria, lo que quiere decir que estos aparatos no producen un rechazo a la primera de usarlos, y la lectura parecía cómoda. Por lo menos para leer en un aereopuerto o en un avión.

Además el periódico traía una información de la Feria de Frankfurt, que es la mas importante del mundo de la industria editorial, en la que se comenzaban a dar estadísticas de venta de libros digitales, crecimientos, listas de éxitos etc.

Y noticias de lanzamientos de Amazon y otras marcas.

También se hablaba de precios, y se mencionaba la cifra de 12 euros por libro.

Me parece caro, porque una cosa es pagar por un objeto, que puede ser bello o al menos decorativo, como es un libro, y otra pagar por unos derechos y una transmisión.

Esta cuestión nos devuelve al debate de la industria cultural y la dificultad para que el público acepte pagar por algo inmaterial, en una civilización acostumbrada a transaccionar con objetos.

Y luego está la otra cuestión que hace que nos sea tan dificil de entender todo esto de los derechos como es que todo valga igual.

Lo mismo una novela de Julio Verne que la última de Le Carre. ¿No se hace raro?

Y luego me pregunto como se va a manejar la cuestión de los "préstamos" de libros digitales, cuando la costumbre de dejarse libros "materiales" está tan arraigada.

Si nos cuesta prestar un libro por la posibilidad de que el prestatario se "olvide" de devolverlo, eso no va a ocurrir cuando todo sea un pen drive.

La digitalización tiene muchas ventajas, como la de poder acceder a catálogos olvidados y obras inencontrables.

También el no tener que almacenar libros que sencillamente son solo para leer y dejar a un lado para no volverlos a releer, como son tantos "best sellers" y obras menores.

Y desde luego para los lectores mayores tiene la gran ventaja de poder decidir el tipo de la letra y el interlineado.

A mi me va a costar trabajo porque ni siquiera he sido capaz de prescindir de los CDs, pero veo que la cosa va en serio.

3 comentarios:

Alejandro Cordón dijo...

Yo ya tengo claro que quiero uno, aunque aún creo que no ha aparecido el iPod de los eReaders...

Efectivamente, el precio 12€ por un libro y la ausencia de tiendas online de ebooks decentes (exceptuando Amazon) suponen otra barrera en mi camino. No porque cuesten unos libros más que otros, ya que no estás pagando por el contenido, sino por el acceso al contenido. Sino porque no deberían ser librerías online, sino bibliotecas online. Buen tema para otro post.

Lucila dijo...

Hola estuve revisando tu blog y me parece muy interesante y entretenido, sobre todo que la información es detallada y precisa, espero que sigas posteando más temas para informarnos y comentar.
Saludos.

Guissella dijo...

Déjame felicitarte, que bueno que está tu blog los temas tienen la información exacta que me interesa, sigue posteando más sobre estos temas.
Felicitaciones.