miércoles, 12 de noviembre de 2014

Obama y la neutralidad

De la Red, naturalmente, que de la otra ya sabemos que los USA tienen difícil mantenerse al margen de los conflictos que amenacen su posición de dominio mundial y no tienen más remedio que intervenir a un gran coste en dineros y también en vidas.

Así que mientras no tienen mas remedio que seguir mandando soldados y aviones a Irak y flotas a casi cada rincón de los mares para demostrar que son los amos, en el mundo virtual se manifiestan a favor de la neutralidad.

Ya conocemos la estrecha relación que ha construido la actual administración norteamericana con la industria internet y también la posición de dominio que ejercen las compañías como Google en el mundo de la Red.

También sospechamos que esa posición de dominio no es neutral precisamente.

Desde el llamado espionaje a cualquier persona, sin excluir ni siquiera a jefes de estado de países  amigos y por supuesto a cualquier ciudadano que pueda llamar la atención de quienes aprovechando la universal capilaridad de la Red se han convertido en vigilantes de todo y de todos.

La Neutralidad de la Red es un cartel publicitario admirable: de todo para todos, pero como ya he comentado en alguna otra ocasión, se parece sospechosamente a la casita de chocolate a la que son atraídos Hansel y Gretel por la bruja que aspira a merendárselos.

Desde luego me parece igualmente sospechoso que sean los países más totalitarios los primeros que se han alzado contra la universalidad de accesos a los contenidos, ya que aunque sospecho que las intenciones de los USA en esta materia no son tan altruistas como parecen, prefiero su dominio al que tienen que soportar los ciudadanos de China o de Iran, o de la Arabia Saudita.

Pero francamente me choca que en el país del libre mercado no se admita que quien pueda pagar más tenga una mayor velocidad o un mayor acceso a contenidos.

De hecho es lo que sucede en el medio televisivo donde solo una minoría accede a los contenidos de la TV de pago, sea por cable, satélite o las ondas radioeléctricas.

La neutralidad a quien le viene de miedo es a las empresas tipo Google que ofrecen desde una posición de supremacía cultural y tecnológica unas condiciones que nadie puede rechazar. (Yo tampoco).

La posibilidad de construir plataformas que puedan competir con esas ofertas es hoy por hoy ilusoria y ya lo único que piden las compañías de telecomunicaciones europeas es poder compartir ingresos y gastos.

El mundo Internet-USA ha ganado esta guerra y todos hemos puesto en manos de quienes tienen la capacidad de rastrear la red la integridad de nuestros patrimonios e incluso de nuestras identidades.

Personalmente me consuela suponer que mi escasa relevancia social y económica no creo que atraiga a los rastreadores de peligros para el sistema o de mafiosos new age deseosos de quedarse con mi pensión.

En resumen que me parece que lo de los USA es un abuso de posición dominante y que los abusos solo pueden generar respuestas de defensa, no solo en países totalitarios, sino en todo el mundo.

A mi me gusta la universalidad de la Red y las sensaciones que aporta pero comienzo a temer cual será el precio de tanta libertad en términos precisamente de libertad.         

1 comentario:

Alejandro Cordón dijo...

El mayor peligro para la Neutralidad de la Red es la gente que no entiende qué es la Neutralidad de la Red.

Desde luego, no es "de todo para todos". A quien le "viene de miedo" dicha neutralidad no es a Google, que tiene dinero para manejarse como quiera, sino a las pequeñas empresas que tienen que batirse el cobre contra las grandes operadoras o los negocios tradicionales. Precisamente los que pueden competir contra Google.

Las compañías de telecomunicaciones podrán "compartir ingresos y gastos" cuando ofrezcan contenido. Y eso es lo que están haciendo ahora con el boom del vídeo.

La Neutralidad de la Red se trata de igualdad de los datos, no de que todo el mundo tenga acceso a todos los datos. Esta tira cómica lo explica muy bien: http://theoatmeal.com/blog/net_neutrality