martes, 21 de octubre de 2008

El camino hacia el sello 2.0

Cada vez más y más empresas quieren ser 2.0. Es decir, quieren fomentar la colaboración y el diálogo, la interacción, en definitiva, con las entidades que les rodean, ya sean público, clientes o aliados.

Se está poniendo de moda y, como suele ocurrir en estos casos, se empieza a destinar dinero a un pozo del que no se sabe muy bien que retorno de inversión se obtendrá. No es así en todos los casos, claro, pero sí en muchos. Se entiende que suena bien "el ser 2.0" y se pretende llegar, sin comprender muy bien las implicaciones o los objetivos reales de tal iniciativa. En muchos casos falta comprender que es más un tema de actitud de las personas que de las herramientas implantadas. Un blog mal usado es como un destornillador utilizado para clavar un clavo. Sí, puede funcionar más o menos, pero no se sacará el rendimiento deseado y puedes llegar a hacerte más daño que bien.

Por eso me hace gracia ver que esta moda ha traspasado las barreras de lo privado para adentrarse en terreno público. Dos ejemplos en vigor lo demuestran. El primero, importante por su relevancia, tiene que ver con el anuncio del candidato a la presidencia de los EEUU, Barack Obama, acerca de la creación del puesto de CTO, Chief Technology Officer. Esta figura colgaría directamente del presidente y sería el máximo exponente de todo lo relacionado con la tecnología, Internet. Se entiende que la persona adecuada para el cargo debe tener amplios conocimientos y experiencia en la materia, para poder representar lo mejor posible las necesidades tecnológicas del pueblo americano. Sin duda alguna una idea muy atrayente, que bien podríamos copiar aquí en España. Siempre pensaré que contar con un Ministro de Industria, Turismo y Comercio, diluyendo incluyendo los temas tecnológicos dentro de la parte de Industria, no hace justicia a la importancia real que tienen éstos. Así nos luce el pelo.

El segundo ejemplo está mucho más estrechamente relacionado con "ser 2.0", siendo además más cercano ya que atañe a nuestro país. La CMT, Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, ha creado un blog y un perfil de Twitter. Mediante estas herramientas desde esta institución se pretende mostrarse más cercanos al público que les sigue, generando un canal dinámico con el mundo de Internet que se ve afectado por sus decisiones. Interesante es su primer post acerca de cómo se realizó el último estudio de comparativa de precios de banda ancha en la UE (en la que salimos bastante mal parados). No se trata de repetir el mensaje de la comparativa, sino de solucionar las dudas que puedan surgir al respecto de una manera ágil, así como entablar un diálogo en los comentarios que estrechen los lazos que nos unen con esta entidad. En resumen, se trata de presentarse de una manera cercana a los demás, no como una voz invisible desde un púlpito inalcanzable. Bien por la CMT hasta ahora, esperemos que sigan así ;-)

Esperemos que todas estas iniciativas no se queden en agua de borrajas, sino que sigan floreciendo, tanto en ámbitos privados como públicos.

3 comentarios:

CMTBlog dijo...

Alejandro,

gracias por tu referencia en el blog.

que parezca una novedad (porque pocas AA PP lo tienen) no quiere decir que no consideremos que, hoy en día, más que una iniciativa se trata de una herramienta que no podíamos dejar de lado. Quien no vea que la comunicación pasa obligatoriamente por Internet está ciego. No obstante, aunque tenemos bastante claros nuestros objetivos, somos unos simples aprendices de los que lleváis más tiempo en esto.


un saludo

Consultor Anónimo dijo...

Es una buena noticia, y lo será más si se prolonga en el tiempo y haciendo las cosas bien.

Al final es cuestión de que las empresas pierdan en miedo a transmitir una imagen "humana" (y como tal, susceptible de equivocarse, de tener pensamientos diferentes, etc.).

Alejandro Cordón dijo...

Efectivamente, y vistas yas unas cuantas entradas del blog de la CMT, se agradece que den esa sensación de cercanía y que de verdad "hay alguien ahí detrás".

Creo que esa debe ser el objetivo primario de un blog corporativo: demostrar que la institución no es una máquina insondable, sino que tiene un componente fundamental humano.