martes, 9 de diciembre de 2008

Un poco más sobre Microsoft

Ayer leí la noticia de que la cuota de mercado del Windows de Microsoft, el gigante de la informática, había bajado por primera vez del 90%. Tener bajo tu manto 9 de cada 10 equipos informáticos del mundo es una auténtica pasada, que ya quisieran todos aquellos que se reparten ese 1, pero observar como tu imperio va menguando tiene que mosquear mucho.

Realmente esta es una noticia que me agrada. No porque tenga algo en contra del Windows, sino porque denota que el mercado se está abriendo. Microsoft fue muy listo en su momento y muy capaz de implantar un PC con Windows en cada hogar, allá cuando la informática personal estaba despegando. Así, aprovechó de forma eficaz el crecimiento de un fenómeno para construir un monopolio. Esa acción, todo sea dicho, facilitó en su momento enormemente la aceptación de los ordenadores por parte de la masa social, ya que fomentó una homogeneidad desconocida hasta la fecha.

Pero ahora el mercado ya comienza a estar maduro. Prácticamente todo el mundo tiene uno o dos ordenadores en su casa, y más o menos se manejan con él. La gente tiene las bases y ya se encuentra más abierta a la exploración. Es el empiece de la democratización de la informática, que poco a poco se va haciendo más popular. Apple y su marca Mac cada vez son más conocidos y el número de switchers va en aumento. Linux va dejando de ser ese SO marginal y desconocido que causaba quebraderos de cabeza a los ingenieros informáticos. Y así se va escribiendo la historia.

Además, los rumores sobre un posible SO de Google no hacen más que crecer. Mucha gente reniega de estas filtraciones, pero también hay otra mucha gente que desea su realidad. Futuro o no, a Microsoft no hacen más que crecerle los enanos y no parece ver la salida de este callejón.

2 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Coincido contigo en que la diversidad de Sistemas Operativos, su implantación y desarrollo, es muy positiva para el usuario final, que tendrá donde elegir y que podrá usar el sistema operativo que más se adapte a sus necesidades.

El sistema operativo debe ser una capa que comunique el hardware con el usuario, a ser posible de forma no intrusiva, sin embargo, una cosa que no me parece bien, es forzar a los usuarios a organizar su información de acuerdo con ese sistema operativo, me explico.

Google ofrece sistemas de correo electrónico web, de todos es sabido que su intención es llevar a la web la información del usuario, sin embargo proporciona diferentes sistemas para poder tener tu información donde quieras, como el protocolo POP, o como los programas de sincronización de tareas.

Apple no está siguiendo la misma filosofía, si quieres sacarle partido a su sistema operativo, no te queda más remedio que usar su iTunes que te duplicará sus archivos, o iPhoto y similares. Es decir, que te fuerzan a organizarte a su manera para que luego te sea más complicado cambiarte.

Por eso, dentro de la diversidad de los sistemas operativos, no me gusta que se utilicen éstos para atar a los usuarios, ni cuando lo hace Microsoft ni cuando Apple lo hace a escondidas. Me quedo más a gusto diciéndolo :D

Alejandro Cordón dijo...

Totalmente de acuerdo con la situación que describes, pero yo no lo veo tan mal.

Por poner el típico ejemplo de Apple y su usabilidad. Ésta está basada precisamente en mantener un sistema cerrado, que funciona de manera uniforme, homogénea y controlada.

Por eso, lo bonito de la diversidad es que el usuario al que no le guste, tiene otras opciones donde elegir y que probar.

Otra cosa es lo que a parecer de cada uno podría ser un SO ideal: usabilidad Apple, abierto como un Linux y con la compatibilidad de un Windows :-)