martes, 9 de febrero de 2010

Neutralidad y parcialidad

Cada vez me hacen mas gracia los llamamientos a la neutralidad.

Alguna vez tendremos que plantarnos y decir lo que queremos. ¿No?

El sistema de pensamiento postmoderno, en el que nada es verdad ni es mentira, y todos tenemos que ser tolerantes para que todos los pensamientos convivan en una alianza de civilizaciones, como diría el pobre Zapatero, no nos conduce a ninguna parte.

Un ejemplo: leo en el ABC del sábado un artículo de Isabel Estapé, famosa notario de Madrid, me parece que del Opus, en el que esta señora, que desde luego no es tonta, dice que la humanidad puede llegar a los 40.000 millones de personas. (Era un artículo contra el aborto y otras prácticas realacionadas con la natalidad).

Dice la señora, con ese empaque que tienen los ricos de verdad, o sea los que lo son desde la cuna a la tumba, que aquí cabe mucha mas gente, ya que solo el 1% de la superficie terrestre está ocupado.

Se ve que no ha meditado sobre las difíciles condiciones de vida en Océanos, desiertos, macizos montañosos, selvas o regiones congeladas. Pero lo que se ve claramente es que ella no piensa que esos 40.000 millones vayan a afectar a su modo de vida, ni vayan a traspasar las vallas de su chalet, ni siquiera de su urbanización.

Hace también mención como no al tema de las pensiones. Claro tiane que haber mucha mas gente para pagar esas pensiones siguiendo el modelo piramidal. ¿Pero es que a nadie se le ocurre pensar que la única manera de pagar pensiones o cualquier otro gasto social es aumentar la productividad?

Se ve que en este país seguimos pensando como en el imperio babilónico. No nos alcanza la modernidad.

Yo no me siento post moderno leyendo cosas así. No lo admito.

También se me llevan los demonios cuando escucho en los telenoticias hablar de "clanes balcánicos", o "clanes familiares" para referirse de forma politicamente correcta a las bandas de gitanos que aprovechando nuestras ridículas leyes del menor saquean nuestras casas con total impunidad.

¡Como que balcánicos y que clanes!

Observo en las últimas semanas una serie de acciones en prensa de ONG que se oponen a reforma de la ley del menor, diciendo que con las actuales normas los menores sufren "enormes castigos".

¡Pero como se puede decir semejante cosa contemplando al Rafita, o al Farruquito! (Que por casualidad también son miembros de "clanes familiares").

Hoy hablamos aquí de la neutralidad de red y tenemos que asumir que haya empresas que participando de un sistema se lo lleven todo sin arriesgar nada. Y tenemos que decir que eso es la libertad.

¡Pues no!

Como tenemos que decir que no a los carteles de la industria editorial que pretenden cobrarnos un potosí por los futuros libros digitales, sin distinguir si son buenos o malos, como ya hizo la industria discográfica.

¡Pues tampoco!

Y a los políticos que siguen confundiendo sus intereses, (ganar elecciones), con los nuestros que son los de salir adelante.

Y así mil cada día.

2 comentarios:

Alejandro Cordón dijo...

No creo que sea adecuado decir que Google o Facebook no arriesgan nada... ¡Que se lo digan a los inversores que pusieron sus dólares cuando estos proyectos sólo eran humo!

No caigamos en el error de pensar que si una empresa no tiene una gran inversión en infraestructuras, no requiere inversión...

Antonio Cordón dijo...

Eso es cierto, pero no comparemos inversiones.

Y tampoco comparemos riesgos.

Aquí hay unos que ponen mucho y son hiperregulados, y otros que ponen poco y están libres de regulación y obligaciones.