martes, 9 de febrero de 2010

Nueve de Febrero Día de la Internet Segura ¿?

Como para cada cosa tiene que haber un día, y así una serie de organismos pueden celebrar ruedas de prensa y mandar notas de prensa, también se han sacado de la manga el Día de la Internet Segura.

Como es de rigor en el mundo alelado en que vivimos, el día en cuestión se dedica a los niños, que son junto a las mujeres, los sujetos indefensos de tanto día y tanta gaita como perpetran los sacerdotes de la nueva religión de lo políticamente correcto.

Pero mas allá de la desfachatez de tanto soplagaitas, el tema es muy interesante, ya que pone de manifiesto precisamente que internet no es nada segura, y que amparándose en la consagrada neutralidad, detrás de cada recodo del camino hay cada vez mas bandoleros digitales, dispuestos sacarnos las pelas.

Yo he sido uno de los incautos que hace unos meses he caido en una de estas emboscadas, cuando después de hacer no me acuerdo que prueba, mandé mi número de teléfono movil para que me mandasen la respuesta.

Nunca lo hubiera hecho, -nunca lo hagáis-, ya que en ese momento "autoricé" que me enviasen cada dos por tres, varias veces al día, unos mensajes llamados "prime" por los que la operadora cobra 30 céntimos la unidad, supongo que quedándose una parte y dándole la otra al bandolero.

Aparte de la falta de ética del operador, existe un vacío legal perfecto para esta clase de modernos ladrones, que "indican" en medio de unos acuerdos ilegibles y larguísimos, condiciones leoninas e inaceptables en un estado de derecho.

Además no te das cuenta de la estafa hasta que no te llega la primera factura y entonces ya te han breado a mensajes.

Llamas entonces a los call center del operador donde una pobre muchacha nicaraguense te dice que toma nota de tu reclamación, pero que lo único que se puede hacer es darse de baja del "servicio" de los mensajes "prime", servicio que yo nunca había solicitado, al menos conscientemente.

Pero la cuestión va mas allá.

El Corte Ingles, que también alquila su red a terceros para que vendan sus productos y servicios, jamás alquilaría un espacio a unos estafadores, ni a nadie que no se comprometiese a mantener unos determinados niveles de calidad.

El Corte Ingles puede, al contrario que un operador, decidir a quien alquila su red, y cuanto le cobra en términos de alquiler y en porcentaje de venta.

A cambio, El Corte Ingles selecciona y vigila.

Los operadores nada pueden hacer y por sus redes circula todo tipo de maleantes.

Eso si, el operador cobra un tanto por cada robo y estafa.

Y nadie dice nada.

1 comentario:

Alejandro Cordón dijo...

Pues yo digo que el modelo de negocio de los operadores y de los centros comerciales es muy distinto y no se pueden comparar.

La responsabilidad de vigilar por la seguridad del pueblo es del Estado, no lo olvidemos. Esto es como decir que la empresa que despliega las vías del tren es responsable de los bandoleros que asaltan un vagón.

No, eso no es así. No convirtamos a los operadores en policías de la Red, porque ese no es su cometido. Puede serlo, porque tienen capacidad, pero no debe serlo. Por el bien de Internet y sus usuarios.