sábado, 24 de enero de 2009

Hora de despedir

LLegan los primeros anuncios de resultados al sector y con ellos los primeros anuncios de despidos de la temporada.

Digo de la temporada, porque parece que se ha abierto la veda y que los empleados de las compañías de las tecnologías de la información, antaño jóvenes de gran futuro y fichajes estrella, se convierten en piezas de caza que ya no valen para otra cosa que conseguir que con su marcha, cuadren las cuentas del margen debido.

El otro día escribía acerca de como los resultados publicados anticipadamente por Ericsson, habían causado una excelente opinión y una reacción de alivio entre los representantes de las industrias mas importantes del sector reunidos en Bruselas. 24 horas mas tarde esa misma compañía anunciaba 5000 despidos. Otros cinco mil.

A continuación Sony, Microsoft, y ya me pierdo comenzaban a despedir a mansalva.

Y eso en la industria del futuro.

Despues veo a Fernadez Tojo, el nuevo lider de Comisiones Obreras comenzando a hablar de huelga general, y a preguntarse como es que empresas que están ganando dinero, o que lo han ganado hasta ayer, despiden tan alegremente a tanta gente.

Conocí a Fernandez Tojo cuando en Ericsson España estabamos cerrando nuestra fábrica de Leganes, y me pareció, y así creo que es, un hombre conciliador y realista, que comprendía en ese momento que era mejor encontrar una salida digna a los trabajadores que empeñarse en una pelea numantina.

Verle ahora tomar el sendero de la guerra me parece preocupante, pero en realidad yo también creo que las autoridades debieran tomar alguna iniciativa aparte la de quedarse quietos como don tancredos, viendo como la industria europea de las TIC se tambalea bajo la presión, absolutamente tramposa de la industria china, y la presión suicida de las políticas de compras de los operadores de telecomunicaciones.

Hablar de libre mercado en este sector da risa y repugna a la inteligencia.

Me dijo una vez un antiguo directivo de ITT: "cuando veas que derriban una chimenea de una fábrica has de saber que nunca volverá a construirse".

Yo digo hoy: cuando vemos que un empleo de las grandes empresas de teleco se pierde, entendamos bién que es para siempre.

Pensemos si es eso lo que queremos para nuestro país y para la UE.

6 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Es verdad que habrá empresas que tengan problemas con la crisis, sí, menos ventas, menos producción, necesitamos menos trabajadores para producir. Pero a mí me parece que otras muchas empresas están aprovechando la situación para recortar costes fijos a gran escala y hacer que la parte alta de la pirámide saque más beneficio y viva mejor.

Vamos, que la crisis siempre es excusa: http://blogs.publico.es/mauroentrialgo/files/2008/09/335.gif

Antonio Cordón dijo...

Lamentablemente las empresas no tienen muchas alternativas. Tienen que mantener unos ratios de crecimiento determinados si quieren poder seguir financiandose.

Es una cuestión del modelo que es suicida, y de los políticos que no comprenden que tienen que dejarse de pamplinas y defender nuestro estado del bienestar, antes que las cosas se pongan mucho peor.

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

En esto soy un poco ignorante, ¿si una empresa no mantiene su ratio de crecimiento no puede seguir financiándose?

Es decir, si en 2007 una empresa tiene un millón de euros de beneficio, ¿es necesario que ese beneficio se supere en 2008? Por lo que yo entiendo podría incluso tener medio millón de pérdidas y la cosa se compensaría con el año anterior...

Antonio Cordón dijo...

Aunque parezca mentira, los analistas financieros han impuesto un sistema basado en el crecimiento y en resultados a corto.

Y no hay nadie que lo discuta. Como me dijo un consejero delegado, si lo discutes te vas. Así de simple...y de espeluznante.

Alejandro Cordón dijo...

También tiene mucho que ver con los accionistas, verdaderos dueños de la empresa.

Una compañía que crece supone acciones que se revalorizan. Si no creces, es porque lo está haciendo tu rival, suyas serán las acciones que valdrán más y el accionista pensará que su inversión ha sido mala.

Además, al accionista se le paga a través de dividendos que salen de los beneficios...

La verdadera pregunta es: ¿es el crecimiento continuo sostenible?

Antonio Cordón dijo...

Como se acaba de demostrar en esta crisis no lo es