domingo, 26 de abril de 2009

Aplicaciones de escritorio vs. Cloud Computing

El otro día leí un post, al que llegué porque un buen amigo lo compartió en el bendito Google Reader, que me hizo reflexionar y valorar en su justa medida las aplicaciones de escritorio, las de toda la vida, las que se instalan en tu ordenador. En plena vorágine exaltadora de las virtudes del cloud computing, o software como servicio a través de Internet, creo que es justo reconocer que a veces se agradece tener la aplicación en tu escritorio.

El poder aprovechar la capacidad de computación de grandes servidores compartidos que se encuentran en algún lugar lejano, o la oportunidad de acceder a las aplicaciones con la misma información y archivos desde cualquier terminal, la escalabilidad y la reducción de costes son quizá las mayores ventajas que yo le veo a las aplicaciones residentes en la Red. Ahora bien, en muchas ocasiones considero de gran interés y utilidad tener un programa residente en el escritorio que actúe como "ventana" al servicio en Internet. Una interfaz que de forma al contenido que llega a través del router, que aporte accesos directos a las funcionalidades más comunes y que se intengre en el escritorio, dando información de manera permanente y automática, sin que yo necesite andar recargando una de las múltiples pestañas que tengo abiertas en mi ordenador.

Dos claros ejemplos: uno de ellos es Yes.fm, servicio del que soy usuario de pago desde hace un par de semanas y al que le debo un post como es debido. A esta radio musical se accede a través del navegador y funciona fenomenal. Ahora bien, yo echo en falta una aplicación de escritorio que me permita ver qué canción está sonando, pausar o silenciar, de manera directa, al alcance de un solo click. Les pregunté a través de Twitter y me dijeron que estaban con ello. Me alegro.

El otro ejemplo es el de Google, adalid del software como servicio por excelencia. Mail, Reader, Calendar, Docs... la lista de servicios que ofrece esta cada vez más grande compañía es muy extensa. Pero la realidad es que ahí tienen a disposición de los usuarios Google Desktop, aplicación de toda la vida de descargar e instalar. A través de ella uno puede consultar en una pequeña barra lateral los mails, noticias o citas de la agenda. Todo ello sin necesidad de abrir el navegador.

En resumen, cloud computing sí, en mi opinión es una opción fantástica. Pero no seamos no actuemos como fanáticos y desterremos al escritorio de nuestras computadoras en favor del navegador. Cada uno tiene sus ventajas y la virtud se haya en la justa mezcla de todas las opciones.

2 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Yo creo que una aplicación que utiliza Internet de forma constante, debe ser web, sobre todo por el hecho de que los usuarios cada vez usamos más ordenadores a la vez y necesitamos sincronizar nuestros datos, siendo la mejor forma de ello la aplicación web.

Yo es que desde que uso un lector de feeds web, cada vez que veo sitios donde recomiendan un lector de feeds de escritorio me parece la prehistoria.

Alejandro Cordón dijo...

Bueno, pero yo creo que una ligera aplicación de escritorio que te haga de Interfaz a veces puede venir bien para no estar "anclado" al navegador.

Un ejemplo claro, en las páginas de música por Internet a mí me mola que me salga una ventanita en el escritorio diciéndome que cambia de canción y cuál es la que suena...

El punto está, creo yo, en saber elegir cuándo y cómo...