martes, 7 de abril de 2009

El gran potencial de Twitter

Cuanto más utilizo Twitter más me gusta. Frente a todas las preguntas y miradas extrañadas de la gente ajena a este innovador servicio, yo no hago más que verle nuevas utilidades y formas de sacarle partido a esos pequeños mensajes de 140 caracteres.

Es curioso cómo algunos productos y servicios llegan para quedarse, para instaurarse en nuestra sociedad. El último ha sido Facebook y creo firmemente que Twitter será el siguiente. Al otro lado de la acera se quedan otros que no pasaron más allá de los primeros usuarios (también conocidos como frikis) o que ni siquiera fueron conocidos más allá de los creadores y un par de bloggers.

Twitter ha crecido en el último año un 1.382%, lo cual no está nada mal si tenemos en cuenta que en el mismo periodo de tiempo Facebook creció un 228%. Bien, bueno, esta estadística es un tanto engañosa, ya que en números netos seguro que Facebook creció mucho más porque hace un año sólo utilizaban Twitter 4 gatos. No obstante, el potencial de esta red social, porque esto es lo que es realmente, es increíble.

En un mundo digital donde todo el mundo puede publicar y hacerse escuchar, esta es la herramienta definitiva de broadcasting personal. La usa Jon Favreau para comentarnos cómo se desarrolla el rodaje de su nueva película, Iron Man 2. O la usa Google para transmitirnos las novedades que rodean a sus servicios. O Ignacio Escolar como medio de comunicación personalizado, desde el que contarnos la reunión del G20 en highlights directos. O el blog Zona Fandom para hacernos llegar noticias del mundo más friki. O varios de mis amigos para saber qué es de ellos en su día a día. O...

Vamos, que cada uno lo utiliza para lo que quiere, pero siempre con un denominador común: la inmediatez. En un mundo globalizado, en el que ocurren tantas cosas y hay tantas fuentes de información, llega un momento en que la mejor forma de consumir ésta en determinadas ocasiones sólo puede ser en píldoras de 140 caracteres. Esta información no porque corta es menos potente, y así lo demuestra la herramienta de búsqueda de Twitter, que descubrí ayer. ¿Qué mejor forma de saber qué se comenta sobre determinados asuntos en todo el mundo en este preciso instante? Por ejemplo, ¿qué se habla sobre Telefónica? Me sorprente enormemente la velocidad a la que se generan comentarios. Pero no sólo grandes empresas de actualidad, también probando con nombres menos "de moda" como Aristóteles o Indiana Jones generan varios resultados en las últimas horas. Una ventana a los pensamientos de la gente... ¿cuánto valor tiene eso?

Twitter aporta la solución tecnológica para este problema de acceso y consumo de información instantáneo. Así de sencillo es Twitter, que no simple. Y en su sencillez, radica su genialidad.

2 comentarios:

Javier Lecanda dijo...

Aunque veo el lado positivo de twitter, no me acaba de convencer. Si lo importante es la inmediatez, no quiero ver los mensajes en una página web, sino que suenen en mi móvil... y eso se llama SMS. Además, no quiero que todo el mundo se entere de todo... habra gente que sí lo quiera pero para mi vida personal no, y creo que tarde o temprano le pondrán formas a twitter de especificar los mensajes y darle un poco de sentido a todo...
Por eso, no digo que no valga para nada, pero creo que terminará evolucionando hacia un SMS del mundo digital... que la gente usará para no pagar SMS ;)

Alejandro Cordón dijo...

@Javier Lecanda Hummm... No estoy del todo de acuerdo con tu visión...

Twitter es una herramienta basada en la inmediatez, pero no olvidemos que es un broadcasting, no un mensaje dirigido. Aunque puedas mandar Twits a una persona, incluso privados, claramente esa funcionalidad es un extra que sirve más para responder rápidamente Twits que para contar algo.

Tampoco tienes que dejar que todo el mundo se entere de todo, ya que se puede restringir el acceso a followers. Y nadie te impide tener 2 cuentas separadas: una para la vida personal y otra para la profesional, por ejemplo.

Y en cuanto a que suenen en el móvil, bueno, la funcionalidad push está ya sólo a un paso :-)

Por otro lado, el SMS morirá, pero no por Twitter sino por el e-mail...