lunes, 27 de abril de 2009

¿Mal periodista o mal periodismo?

Es una de las cuestiones con la que más veces me he cruzado en los últimos tiempos. En gran medida gracias a Internet la gente (si quiere) está mucho más informada de lo que le rodea que antes. Hace no tantos años las personas sólo disponían de unos pocas fuentes de información, fácilmente canalizables hacia unos intereses u otros. Afortunadamente, hoy ya no es así, y las fuentes son múltiples y caudalosas.

Esta situación ha permitido que el espectador más avezado sea capaz de identificar algunas de las múltiples meteduras de pata que comenten los medios de comunicación tradicionales. La última más reseñable, hoy el diario ABC, que afirma sin pudor que The Pirate Google está directamente relacionado con Google, cuando en la propia portada de la web se indica que no es así. Muchas de las veces que los periodistas hablan o escriben de algún tema que conozco soy capaz de encontrar situaciones similares. Me pregunto cuántas me colarán al día en asuntos que desconozco.

No nos confundamos, no es que las nuevos modelos de periodismo (blogging, twittering, foros, etc.) no comentan equivocaciones. Todo el mundo lo hace, pero cuando existe una canal de regreso y realimentación (y es escuchado), que otorgue una voz al usuario, estos errores son rápidamente identificados y rectificados, o al menos discutidos.

No creo que sea realmente de los periodistas, que si bien claramente los hay malos profesionales, estoy convencido de que la mayoría son buenos en los suyo. Más bien atribuyo estos errores al periodismo que impera en estos días, y que es precisamente el que corre peligro de extinción en un futuro. Las prisas, la necesidad de llenar páginas y paginas, la búsqueda de una continua reducción de costes que provoca que unos pocos periodistas y becarios tengan que rellenar un periodico o noticiero. No hay apenas especialización ni "amor" por el contenido elaborado, y esto genera equivocaciones y desinformación, que quiero creer que no es (mal)intencionada. O al menos no siempre.

Afortunadamente, Internet, si no se la cargan, nos ayudará a mejorar este periodismo. Pero para ello es necesario primero cultivar digitalmente a una cada vez menor parte de la población, que se sigue creyendo a pies juntillas lo que dice el telediario o los periódicos porque sale en la televisión o está impreso en los periódicos.

3 comentarios:

Juan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Juan Morago dijo...

¡Muy bueno! Desde mi punto de vista la gran diferencia llega cuando el individuo pasa a ser proactivo y a preocuparse por su "dieta" informativa. Como dijo Mamá Ladilla "siempre pudiste escoger, pero no se te ha ocurrido".

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Yo entiendo que los periodistas vean su profesión maltratada, que se tengan que vender al que les paga y que tengan millones de cosas que hacer, pero una cosa básica es contrastar la información, y si ya no se contrasta la información con la fuente que ahí mismo te están dando, eso me parece de mal profesional, por muy agobiado que uno esté, ¿qué se tarda en meterse en la página que estás citando? ¿30 segundos? ¿un minuto? No me parece disculpa, eso es como si yo me pongo a preguntar un fallo de compilación en un foro antes de copiarlo y buscarlo en Google, eso es un fallo en la persona que dice bastante poquito de su profesionalidad.

Y luego, además, está el otro tema, el de que los periódicos y el mundo periodístico sea una mierda, pero lo otro, también.