lunes, 9 de noviembre de 2009

Apple podría ofrecer tarifa plana de series

Apple tiene un dispositivo para la TV del salón al cual no le está sacando mucho partido. Con Sony y Microsoft atacando directamente este segmento del mercado a través de sus videoconsolas, parece claro que la guerra por ser el centro de ocio familiar está abierta. Por eso me choca tanto que Steve Jobs esté dejando pasar el tren, supongo que a la espera de asegurarse colaboraciones y acuerdos que le permitan saltar directamente a la locomotora.

Corren rumores de que Apple está en conversaciones con las grandes cadenas de TV estadounidenses para ofrecer acceso ilimitado a las series por $30 al mes. Es decir, la empresa que antaño se dedicaba exclusivamente a la fabricación de ordenadores, daría ahora un paso más en su rol de intermediario agregador para ofrecer a sus usuarios una ventana de acceso tipo bufé a contenidos de terceros.

Desde hace ya tiempo tengo bastante claro que la combinación de tarifas planas y streaming suponen el futuro de la distribución de música y contenidos audiovisuales. En un mundo de acceso total e ilimitado a contenidos a través de Internet, ¿qué sentido tiene el uso de discos duros para el almacenamiento en local? Y si se pone a disposición tal cantidad de bytes para su descarga, la mejor manera de atrapar al consumidor por parte de las operadoras será a través de tarifas planas, por mucho que se levanten dudas alrededor de su conveniencia.

El modelo actual de ventanas de explotación de contenidos, que propone una expansión internacional basada en la cesión de los derechos de emisión a las cadenas locales, está palideciendo frente a las opciones que abiertas con el avance de Internet. Cada vez carece más de sentido que otra cadena, totalmente ajena a la productora, haga el uso que quiera del contenido. Por dos motivos principales: primero y básico, porque al cambiar el sistema de emisión de la TV a la Red, de repente ya es controlable esa explotación internacional. Y segundo, porque cada vez más un contenido no vive sólo de su emisión, sino que vive a través de otras fuentes de beneficios: merchandising, spin-offs, cine, videojuegos, música, etc. Si se deja el contenido en manos de otros, se corre el peligro de que lo maltraten y alejen a los consumidores, y fans, potenciales. Claro ejemplo, lo que ocurrió aquí en España cuando se emitía Lost los domingos a las 7 de la tarde, de 2 en 2 capítulos, inundándolos de cortes de publicidad mal emplazados.

Esta tendencia a la que Apple promete dar un paso de gigante es sin duda el futuro a corto plazo. Empezará en Estados Unidos, y poco a poco se irá expandiendo al resto del mundo. Aquí ya se vende el Apple TV, pero el dispositivo se entiende poco en España, ¿quién pagaría 260€ para ver YouTube, fotos y escuchar música en el salón? Al menos en Estados Unidos permite el acceso a capítulos de series mediante pagos individuales. En todo caso, el dispositivo es la cuña; el servicio de tarifa plana será la palanca que reventará el modelo actual.

De momento Apple ya ha conseguido gracias a su tienda de aplicaciones para el iPhone que me gaste en software mucho más de lo que había hecho en los últimos años. No son grandes cantidades, pero al menos está generando un valor que sí se está apropiando. La música y las series son los siguientes pasos, si las sociedades protectoras de derechos de autor así lo permiten...

4 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Yo tengo tarifa plana de series, pelis y demás por 5€/mes con una empresa que se llama Rapidshare.com, si Apple me lo diese a un precio similar de una forma más cómoda, allá que iba yo :)

En eso estamos de acuerdo, tal y como está montado el chiringuito, esto hay que encauzarlo con precios bajos, tarifas planas y comodidad al usuario, no puede ser que para ver un capítulo de una serie haya que dejarse la pasta y luego, para verlo donde sea, sea infernal, porque entonces uno tira por la vía de en medio, se hace una cuenta de Rapidshare y a disfrutar :)

Alejandro Cordón dijo...

Estoy de acuerdo en que ese es el camino, pero tanto Rapidshare como Megaupload tienen los días contados...

Al fin y al cabo, son empresas que están ganando dinero por medio de los contenidos cuyos derechos no tienen... No es como la mula y demás, que se basan en compartir ficheros entre usuarios, sin ánimo de lucro.

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Hombre, yo no creo que tengan los días contados, cuando cierren uno, pues saldrá otro, y cuando cierren un sistema, pues saldrá otro mejor, como ha pasado siempre desde que Internet existe. Lo que sí tiene los días contados es tener que ver una serie de 40 minutos en una hora o una de 20 minutos en media hora y desperdiciar un 50% del tiempo que dura la serie viendo cansinos y absurdos anuncios. Yo hace ya tanto tiempo que no tengo ese problema, que ni me acuerdo :)

Alejandro Cordón dijo...

Pues yo creo que sí, que servicios tipo Megaupload tienen los días contados... Bueno, realmente lo que acabará es la subida incontrolada de contenido. Les obligarán a revisarlo, como ocurre en YouTube.

Sin duda saldrán otros servicios similares, pero serán cada vez más "underground", con una experiencia cada vez más complicada para el usuario...