miércoles, 14 de abril de 2010

La tasa "Google" avanza

La idea de tasar el uso de la red por parte de los grandes, ¿como llamarles?, canalizadores de la red, es decir los Google, Yahho, etc., está avanzando en la UE, donde las presiones de los grandes operadores, a los que se ha unido Vodafone, comienzan a hacer mella en los hasta ahora inflexibles reguladores comunitarios.

La realidad de que esos operadores no están invirtiendo para construir las redes de nueva generación, NGNs, y la necesidad de que esas redes se desplieguen en Europa a fin de propiciar la generalización de nuevas generaciones de servicios y contenidos, antes de que americanos y japoneses o chinos se hagan con todo el mercado, están despertando a los responsables de la nueva Comisión europea, y sobre todo a la responsable de las telecomunicaciones, Sra. Nelly Kroess, que ha pasado de ser el látigo de los incumbentes, (o sea las telefónicas europeas), para ser se aliado en esta pugna.

Se abre un periodo de consultas públicas sobre la neutralidad de red, tanto a nivel comunitario como de algunos países, y parece que esta vez los Google van a tener que esforzarse, ya que por los predios de la vieja Europa no tienen demasiados amigos.

Todo el mundo habla de incentivar la inversión, o de compartir el riesgo de la misma, y eso conduce a retocar la regulación de las telecomunicaciones, una vez mas.

La notoria asimetría entre unas telecomunicaciones a las que se hiper-regula en función de sus posiciones en mercados nacionales, y unas empresas de internet no sujetas a regulación alguna no es sostenible, aunque regular la RED es un empeño complicado.

Los conflictos entre negociación de derechos de paso y libertad de expresión son de alto calado y cualquier concesión que se haga a los operadores tendrá que ser vigilada con lupa por los reguladores.

Abrir la puerta de una posible autoridad del operador para decidir que pasa por su red, y que no, o que pasa deprisa y que despacio, es como abrir la caja de Pandora, que nadie sabe lo que saldrá.

¿Que pasaría si Google se niega a pagar tasa alguna?

¿Podrían Telefónica o Vodafone cortar el acceso a sus páginas?

¿Y si no paga y son Telefónica y Vodafone quienes se niegan a invertir en las redes?

Yo creo que tanto en la cuestión de las inversiones, como sucede con el problema de los derechos de autor, estamos ante problemas de altura que requieren soluciones igualmente de altura.

Una altura que requiere acuerdos, pero también requiere de una guía que tendrá que ser de caracter mundial.

Estamos ante un territorio que trasciende lo meramente nacional, pero también los grandes agrupamientos multinacionales.

Este problema es transversal a países e industrias, pero como sucede con el medio ambiente, tiene que tener una solución o vamos a la catástrofe.

Hemos vivido la infancia salvaje de un fenómeno como el de internet que nos ha cambiado la vida.

Hay que pasar a la edad de la madurez.

¿Podría ser este el primer caso en que la sociedad civil es capaz de articular una propuesta de cambio?

1 comentario:

Alejandro Cordón dijo...

A estas alturas de la vida, tienen mucho más que perder Telefónica y Vodafone que Google cortando el acceso al buscador...

Google tiene una cuota de mercado superior al 95% en nuestro país. Eso supone un inmenso poder de negociación que las operadoras no pueden ignorar.

Ahora, a Google tampoco le interesa perder su sitio en un mercado tan provechoso como el nuestro, así que supongo que finalmente algo cederá...