lunes, 5 de noviembre de 2007

Los 100.000 hijos de San Google

Ya están aquí, ya llegaron. Google y la Open Handset Alliance, como si el grupo de música de moda se tratara, nos presentan Android.

El tan manido GPhone finalmente se ha quedado, como todas las previsiones apuntaban en los últimos días, en un Sistema Operativo para teléfonos móviles.

La recién nacida plataforma pretende hacerse un hueco en un mercado emergente. Si miráis vuestros móviles, y tienen menos de dos años, podéis tener casi seguro que el aparato funciona con un sistema operativo. Symbian, Windows Mobile y MacOS, si sois afortunados y tenéis un iPhone, son los que campan mayoritariamente por nuestras pantallas de bolsillo.

No obstante, no cabe duda de que este es un factor desaprovechado. Aquí hay grandes oportunidades, y si no que se lo pregunten a Microsoft y su Windows que inunda todos nuestros ordenadores, el hermano grande del móvil.

Google ha sabido ver esta situación y, junto a un conjunto de empresas del sector, ha lanzado Android. Bueno, realmente no se puede hablar de un sólo sector. La convergencia se hace presente y en el ajo hay metidas desde operadoras (ej. Telefónica, Sprint) hasta fabricantes de móviles (ej. Motorola, HTC).

El sistema es abierto, basado en Linux. Esto quiere decir que cualquiera puede desarrollar aplicaciones para él, utilizando toda su potencia, a partir de una SDK (Software Development Kit) de próxima aparición. Lo que se traduce en muchas aplicaciones, para todo tipo de necesidades, por absurdas que sean.

También quiere decir que, en principio, se rebajaría el precio de los móviles, ya que su software será gratuito. Pero esto lo quiero ver yo.

El mayor problema que le veo, es que una plataforma tan abierta nunca alcanzará niveles de calidad tan altos como una más cerrada. Y con calidad me refiero a idoneidad para el fin que se le supone. El Windows (salvo excepciones como el Vista....) es de una calidad tremenda, ya que trajo la informática a la gran mayoría de los mortales. Linux, bajo mi parecer, nunca ha sido, es, ni será, capaz de lo mismo. En otro rango de ejemplos, no veo un sistema Linux alcanzando la sencillez y belleza de un sistema basado en MacOS.

No obstante, bienvenida sea esta iniciativa que proponga lucha en el mercado de los Sistemas Operativos móviles. Ya están los mismos en el mercado que en los ordenadores: Windows, Mac y Linux. Ahora, hacer una plataforma para móvil es mucho más complicado: menos recursos, más sencillez, mayor usabilidad.... Mucha más eficiencia es requerida.

2 comentarios:

Jose dijo...

No estoy de acuerdo con la frase "una plataforma tan abierta nunca alcanzará niveles de calidad tan altos como una más cerrada".

GNU/Linux es la viva representación de que un sistema basado en software libre puede ser igual o mejor que una plataforma cerrada.

Además de la calidad intrínseca que pueda conseguir Google con Android (estos de Google nunca han lanzado un servicio malo) debes tener en cuenta que el hecho de que esté basado en GNU/Linux propiciará que en pocos meses aparezcan una gran cantidad de aplicaciones caseras que llevarán más allá las posibilidades de los móviles que utilicen Android.

Alejandro Cordón dijo...

Tienes razón. Corrijo: sólo en contadísimas ocasiones el software libre es de mayor calidad que el cerrado. No que todos los cerrados, pero sí que alguno con el que compita. Y para esta afirmación me apoyo en el Firefox, mil veces mejor que el Explorer o el Opera.

No obstante, sigo pensando que un sistema operativo Linux, nunca será de tanta calidad como uno cerrado.

Sí, hay muchas aplicaciones disponibles, pero la calidad no se mide (únicamente) por este parámetro.

Linux sólo ha sido accesible para la mayoría de los mortales cuando ha imitado a Windows (véase el Ubuntu) y aún estoy esperando a que llegue el Linux que sea más cool que el MacOS.

Y si alguna entidad se decidiese por sacar un sistema cerrado para frikis de la informática (de los de verdad, esos que quieren controlar hasta el último cluster reservado para la paginación), apostaría a que sería mejor que Linux.

Esto no quiere decir que crea que Linux no sea bueno, o que no vale para nada. El software libre tiene muchas ventajas sobre el cerrado, principalmente permitir elegir al usuario lo que realmente quiere.

Pero un software cerrado siempre se exprime más, es más eficiente, es más coherente entre sus partes. Por eso creo que, cada uno en su elemento, el software cerrado, aunque más limitado, (casi) siempre será mejor.

Pero esto es tan sólo mi opinión, tan respetable como la vuestra, y abierta a la espera de que alguien me la haga cambiar. :)