martes, 2 de marzo de 2010

Lo tuyo te lo tienes que arreglar tú

Hace unos días que me llegó a Facebook una invitación para hacerme fan de estosololoarreglamosentretodos.org. La verdad es que no presté mucha atención al mensaje, aunque ya había leído ese nombre en alguna ocasión anterior en Twitter. Después fue cuando empecé a ver la publicidad en las marquesinas publicitarias madrileñas y ahora ya he leído diversas opiniones en la blogosfera.

Para los que no les suene, estosololoarreglamosentretodos.org es una web donde se reúnen una serie de vídeos de un par de minutos, donde una persona, en algunos casos famosilla, cuenta como se antepone a la adversidad para salir adelante. Todo ello en forma de alegato optimista para no dejarse llevar por la crisis y luchar para hacer entre todos de España un lugar mejor.

Y ante esta iniciativa, mi cerebro adopta 2 personalidades, y no sé con cuál quedarme.

La primera es la más experimentada, razonadora y crítica. Si algo he aprendido con el tiempo es que nadie llena Madrid de publicidad sin esperar nada a cambio. La inversión necesaria no es de las que quedan bien en ninguna hoja de beneficios y no me creo que sólo se persiga difundir buen rollito al estilo navideño. Se comenta que detrás de esta campaña están la Cámara de Comercio y/o bancos y/o otras empresas como Telefónica y El Corte Inglés. Vosotros diréis si son sospechosos de dar algo gratis. Si no nos quieren vender nada, sólo me queda rebuscar con miedo en la política, y hay quienes opinan que ahí está el origen de todo esto. Los personajes conocidos que aparecen en los vídeos están abiertamente alineados hacia una de las vertientes políticas y eso hace dudar de la inocencia de la web. Sea como fuere, que dejen de tomarnos el pelo. Esto lo hemos estropeado entre todos (sí, todos: tú, en tu afán por vivir por encima de tus posibilidades; los bancos, por permitirlo; las empresas, por incitarlo; y los políticos, por no saber ponerle reglas al juego), así que ahora no me vengas con ánimo para que sonría ante la terrible adversidad que cierne a este país.

Pero por otro lado está mi vena más optimista. Aquella que se fija más en el mensaje y menos en el medio. Si uno quiere salir del pozo en el que se encuentra, ya sea a causa de la crisis o de terceros motivos, el principal apoyo ha de ser uno mismo. De ahí no se sale quejándose, protestando o injuriando (por mucho que uno tenga derecho o hasta razón). Se sale mediante trabajo. Hay que moverse, estudiar, trabajar. Buscar, reinventarse, emprender y sacrificar, verbos que van muy poco con varios estamentos de la población española. Casualidad o causalidad, que son los más afectados por el paro. Conozco personas que ante el paro se quedaron en su casa y ahí siguen. Y los conozco que curraron más que cuando “tenían trabajo” y ya están de nuevo generando ingresos. En este sentido, si los vídeos sirven de inspiración, bienvenidos sean, pero la máquina ha de empezar a girar desde dentro de uno mismo.

No sé qué pensar al respecto de esta iniciativa. Pero sí que se qué pensar cuando se trata de salir de la crisis desde el punto de vista individual: macho, esto te lo tienes que currar tú.

2 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Desde luego el origen de la campaña me da igual, pero el mensaje me toca bastante los huevos. Yo nunca he vivido por encima de mis posibilidades, ni me he endeudado más allá de lo que puedo pagar, ni nada de eso. Cuando los bancos y las grandes multinacionales tuvieron beneficios récord, nadie llamó a mi puerta para decir "esto lo disfrutamos entre todos", si para repartirse el pastel ya podían ellos solos, ahora que salgan adelante por su cuenta y no den la vara.

Sea como sea, si al menos viese un compromiso político con el ciudadano, todavía podría pensar que todos remamos en la misma dirección, pero cuando el gobierno sigue empeñado en la construcción, se reduce la inversión en I+D y encima se le regala dinero a los bancos y a los directores de cine para que hagan películas de bujarrones porculándose, ya sí que no, mira, que me dejen tranquilo.

Alejandro Cordón dijo...

Totalmente de acuerdo... Desde mi lado crítico y desconfiado... :-)