lunes, 29 de septiembre de 2008

Google ofrece nuevas perspectivas

No es ningún secreto que Google lleva ya un tiempo detrás de entrar en el mundo de las telecomunicaciones, e iniciativas como la siguiente dan a entender que piensan hacerlo a su manera, rompiendo con la situación actual. O al menos lo van a intentar, ya que no es nada fácil teniendo en cuenta el poder que van acumulando las operadoras tradicionales.

La idea de Google consistiría en subastar las llamadas, y así el cliente accedería a la que más le conveniese. Así, compañía buscadora ha pantentado un modelo que lo permitiría, ya que recordemos que no se pueden patentar las ideas, sino la materialización de las mismas.

Actualmente un usuario compra una tarjeta SIM de una operadora, a la que permanece ligado. Con esa tarjeta únicamente es capaz de conectarse a la red de la operadora, manteniendo las de la competencia en la oscuridad. Si se piensa bien, en un sistema bastante ineficiente, donde sale ganando la operadora, pero no el usuario.

Según el modelo Google, la tarjeta SIM no iría asociada a ninguna operadora en concreto, sino que cuando el usuario quisiese acceder a la red, ya sea para voz o datos, entrase en una subasta. En ella lo que se ofrecería sería el servicio que cada operadora es capaz de ofrecer en ese área, con un nivel de calidad y un precio, y el usuario elegiría a su mejor conveniencia.

Sinceramente, dado el panorama actual, me parece muy complicado de implemetar este sistema. Además, dudo de la comodidad de tener que acceder a la subasta para cada conexión. Con lo que realmente me quedo de esta historia es con el enfoque que Google le está dando a su entrada a las telecomunicaciones. Y es que, una vez más, quiere hacer las cosas diferentes. Distinguirse de la competencia es lo que les ha llevado al más absoluto de los éxitos....

2 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Como Google consiga hacer eso, les rindo pleitesía durante el resto de mis días.

Alejandro Cordón dijo...

Sería muy bueno para los consumidores, qué duda cabe. Pero la verdad es que lo veo muy difícil hoy por hoy...