jueves, 4 de enero de 2007

Como el Equipo A

Igual que ellos. Acusados por un delito que no hemos cometido. ¿Por qué tenemos que pagar un canon en cd's, dvd's y otros soportes POR SI ACASO grabamos material protegido?

Esto sólo tiene un nombre: violación del derecho a la presunción de inocencia.

Si los jueces nos dan la razón a los usuarios, ¿por qué se sigue permitiendo este asalto? ¿Tal es el poder que tiene la SGAE?

Riámonos un poco por no llorar....

A lo que vamos a llegar si nos descuidamos (vía menéame)




Y como empezó todo (vía 86400)

3 comentarios:

Antonio dijo...

Meterse con la SGAE no tiene sentido. Es una asociación dedicada especificamente a asegurar que los artistas son remunerados, y por tanto ellos están haciendo su trabajo y lo hacen bien. La cuestión es que en una sociedad democrática TODOS tienen que hacer oir sus derechos y después debe de haber un regulador que de a cada uno lo suyo, y una justicia que compruebe que no hay abusos.
En este asunto me parece que los que no están a la altura son precisamente los reguladores, que ven esta cuestión como un asunto de buenos y malos mas bién en el siglo XIX que en el XXI, y no comprenden las implicaciones de las decisiones que toman. Ni en lo económico, ni en los social, ni en lo político.
De todas formas de lo que no hay duda es de que los autores tienen que ser retribuidos. La cuestión es encontrar un sistema que no solo respete los derechos de todos, sino también que sea sostenible en el tiempo. Para ello nuestros queridos políticos tienen que comprender que cuando se habla de las nuevas tecnologías hay que quitarse algunos hábitos del pasado y mirar sin anteojeras de burro.

Alex Cordón dijo...

Reciben lo que se
merecen

De un blog de un profesor del IE. A lo mejor le conoces, ha sido incluído entre los 25 personajes más influyentes en España relacionados con
Internet

Antonio dijo...

Bien. He leido el blog de Enrique Dans. No le conozco personalmente pero he oido hablar de él.
Su crítica es de una ligereza impropia.
En primer lugar elude el tema central, que es el de la propiedad.
La propiedad, y su defensa, son pilares indiscutibles de las sociedades democráticas. Nadie puede invadir o utilizar una propiedad ajena sin permiso o sin pagar por ello. Esto vale para las propiedades físicas y para las propiedades inmateriales.
Se podrá discutir si el precio propuesto es adecuado, si es ofrecido en libre competencia, si el usuario tiene otras alternativas, o si la justicia ampara los derechos del consumidor, pero no se puede discutir que si tu eres dueño de un bien, tu puedes disponer de dicho bién.
Si un cantante quiere cobrar por el disfrute de la audición de su obra, está en su derecho. Si quiere distribuirla gratuitamente también. Si quiere actuar en la calle puede hacerlo. Si prefiere hacerlo en un teatro y cobrar entrada también.
Los artistas ya saben de que va internet, al menos la mayor parte. No so tan tontos o tan ignorantes.
De hecho en la Sgae trabajan gentes muy capaces y tecnologicamente hábiles. Sus sistemas informáticos son ejemplares y muy eficaces.
Sencillamente quieren exprimir el negocio hasta donde se pueda. Y están en su derecho.
Otra cosa es que la administración les permita el abuso constante de su posición. Que el partido principal de la oposición no haya querido escuchar a la industria en la cuestión de los canones. Que la industria discográfica sea un cartel infumable que mantiene precios abusivos e injustificados, que todo el sistema de comunicación de masas esté dedicado a crear en los adolescentes y en los adultos una necesidades de consumo urgentes y predatorias.
En suma, en el ecosistema de la música, hay un animal, la Sgae, que se ha convertido en un monstruo porque no ha encontrado enemigos ni cuidadores, y los políticos, en su habitual cobardía, en lugar de la búsqueda del interes general, se han dedicado a lamer los zapatos de los poderosos, y en este caso los titiriteros son muy poderosos. Atraen mas votos los jipidos de un retrasado mental que los consejos de un sabio. La vida es así.