sábado, 27 de noviembre de 2010

¿Qué supondría no garantizar la neutralidad de la red?

Últimamente se está hablando mucho de la neutralidad de la red y es seguro que hay mucha gente que no alcanza a entender la relevancia de un concepto que resulta tan "difuso" para un profano en la materia.

Básicamente, sin neutralidad de la red garantizada, las operadoras podrían cobrar en función, no de la velocidad de subida y descarga (que también), sino de los servicios a los cuales se puede acceder. Esta imagen, que he visto en La Huella Digital, creo que tiene mayor valor explicativo que todo lo que yo podría poner en este post:


Esta podría ser la oferta de Internet de Movistar, Vodafone, Orange o cualquier otro operador. Sería un contexto similar al de las plataformas de pago de televisión que tenemos hoy en día. Si quieres ver este paquete de canales, tienes que pagar tanto. Este otro, como a mí me conviene menos porque no es de mi grupo de medios, te lo pongo más caro.

Obviamente, es un contexto en el que las operadoras tienen la sartén por el mango, de ahí el énfasis que están haciendo en apretar al Gobierno para que se lo conceda. Por favor, esto tenemos que lucharlo...

6 comentarios:

El Abuelo dijo...

Estoy de acuerdo con tu opinión en esta cuestión y, por lo tanto, en desacuerdo, siquiera parcial, con Antonio.

Juan Morago dijo...

Osea, ¿es como si la compañía eléctrica te cobrase por separado las lámparas del techo y los enchufes? ¿O si la del agua te hiciese un ofertón por el agua de la ducha si contratas también la del lavavo?

¿Esto lo ha hecho algún país del mundo?

Alejandro Cordón dijo...

@abuelo La cuestión es cuál es la opinión de los que gobiernan y la de los que manejan este país... :-(

@Juan Efectivamente, es como si te cobrasen por el tipo de uso que le vas a dar al agua que te llega. Lamentablemente, España no es el único país que ve amenazada la red neutral, sino que ocurre igual en prácticamente todos los demás. El poder de las multinacionales es, precisamente, multinacional.

Antonio Cordón dijo...

Aunque se que en estas cosas estoy en minoría en esta comunidad de lectores, tengo que decir que tenemos que elegir entre dos modelos:

El primero en el que los que invierten en las redes solo pueden cobrar por entrar en ellas y luego hay otras compañías que sin invertir se llevan la pasta,

o, el segundo en que los que invierten tienen capacidad de cobrar también a esas compañías que hasta ahora han campado por sus respetos.

También hay un tercero. Que las redes sean financiadas con nuestros impuestos, y los operadores y los Googles se lo lleven crudo.

Alejandro Cordón dijo...

Efectivamente, es como los despiadados fabricantes de lavavajillas, que se aprovechan del Canal Isabel II... Por no hablar de Phillips, fabricante de bombillas que claramente está explotando a Endesa...

Las operadoras tienen un negocio que es proveer la conexión a Internet. Si no les gusta o no les resulta rentable, que se dediquen a otra cosa. Si piensan que el negocio del buscador es tan lucrativo, que monten ellos un buscador y compitan en igualdad de condiciones.

Gracias a Google y a otros tantos servicios provistos a través de la Red, la gente paga religiosamente a las operadoras todos los meses, y no cantidades precisamente pequeñas. Querer cimbrarías a ellos también es de una caradura espeluznante, aunque como empresas privadas están en su derecho de defender sus intereses. Pero es muy triste que el Gobierno vele más por sus intereses que por los nuestros...

Alejandro Cordón dijo...

Maldito corrector... Donde digo "cimbrarías" quería decir "cobrarles"