martes, 20 de mayo de 2008

Esto ya es una guerra

Una guerra que, por definición de la misma, es absurda y no conducirá a nada. Pero en estas estamos.

Hay dos bando claramente definidos, que intentaré interpretar de la manera lo más objetiva posible: por un lado tenemos a una cierta cantidad de personas que comparten material sujeto a copyright valiéndose de las capacidades que ofrece un medio como Internet, una actividad que es España no es ilegal. Por el otro lado nos encontramos con unos pocas pero muy poderosas compañías que amenazan, cuando no denuncian, a todo aquel que pueda poner en peligro su modelo de negocio; a veces ganan, a veces pierden.

Como ya he opinado, es una guerra sin sentido. Por un lado, porque la gente no puede pretender no pagar por el ocio que consume. Y desde las perspectiva de la industria porque es aún más necio demandar a tus propios clientes, a tus mejores consumidores, a los fans de tu producto; todo ello mientras es lo suficientemente ciega como para ver que el problema está en el formato y modelo (¿por qué se empeñan en vender CDs si la gente ya no usa discmans?).

Toda esta reflexión viene a raíz de una demanda interpuesta al administrador de la web wikisubtitles, la cual se había eregido como auténtico foco de búsqueda de subtítulos para series. La demanda argumenta que el sitio alberga contenido con derechos de autor (desconozco si unos subtítulos entran bajo los derechos de autor, aunque no me parecería descabellado) y que se lucra con publicidad (mentira, una simple visita a la web demuestra que no hay tal).

El problema no es la amenaza siciliana, sino el hecho en sí de que se den este tipo de situaciones. No se puede ir en contra de alguien que es lo suficientemente fanático de tus series como para montarse en su tiempo libre de una web agregadora de subtítulos. Y que encima tiene éxito, lo cual demuestra que hay gente ahí fuera con la atención capturada. Demonios, ofrece tú los subtítulos, que el público te los está demandando, sácales partido. Pero no ataques con amenazas....

Lo único que están consiguiendo las grandes compañías con estas actuaciones es una masa de gente cabreada, 4 duros más de algunas demandas que han prosperado y otras 10 personas que hacen lo mismo de una manera distinta. ¿Realmente merece la pena?

El otro día leí sobre la EXGAE, una asesoría que por el módico precio de 10€ presta sus servicios para defenderse de la SGAE. El contraataque en los despachos de los abogados ya ha llegado, claramente sin intención real de solucionar nada. Simplemente, se trata de defenderse de unas amenazas o demandas consideradas como abusivas. Esto es lo único que está consiguiendo la SGAE: odio, notoriedad y la guerra.

Creo que fue Virgilio quien dijo: "si no te gusta lo que obtienes, cambia lo que haces". Más de uno debería meditar sobre estas palabras.

2 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

"la gente no puede pretender no pagar por el ocio que consume", yo pretendo pagar por el ocio que consumo, pero no dinero por cds :)

Alejandro Cordón dijo...

Totalmente de acuerdo, ese es el punto. El problema es el formato, el sistema de venta, no se da al público lo que este pide, sino que se le obliga a seguir un modelo que no quiere.

Yo creo que el problema no está en tener el ocio gratuito, sino en tener el ocio como realmente lo queremos.